La Finca - Terroir

Los viñedos de eldoze se encuentran en la finca “Valle del Rosalejo”, situada en la vertiente sur de los Montes de Toledo, en las cercanías del Parque Nacional de Cabañeros. Se trata de un enclave único con flora y fauna de gran valor ecológico y con oscilaciones climatológicas intensas que marcan el singular carácter de nuestro vino.

De las 500 hectáreas que ocupa la finca, casi un tercio forman parte de una Raña, una formación sedimentaria procedente de los montes compuesta de cantos disgregados de cuarcitas y pizarras, muy rica en minerales. Se trata de uno de los suelos más antiguos de Europa y su origen se remonta a hace más de 2,5 millones de años. Por sus características, este suelo aporta a eldoze complejidad, mineralidad, así como una magnífica acidez. La finca se encuentra en una zona de clima continental con importante influencia Atlántica, con temperaturas más moderadas y un mayor régimen de lluvias.

Es además una finca muy rica en términos de reservas hídricas, perteneciendo a la Cuenca Hidrográfica del Guadiana, con "El arroyo de Rosalejo” naciendo y discurriendo por la finca y dos embalses naturales para cubrir las necesidades de riego de los viñedos.

Los viñedos

En la finca se pueden encontrar uva Syrah, cultivada en un viñedo de 6 hectáreas de extensión y uva Garnacha, proveniente de un viñedo de 1 hectárea. Cultivamos el viñedo de una manera orgánica, sin utilizar herbicidas, insecticidas ni productos químicos.

eldoze es un vino elaborado exclusivamente de uva Syrah. El suelo ancestral donde esta plantado el viñedo combinado con la climatología excepcional existente en la zona, marcan la particular personalidad, aromas, colores y sabor de eldoze.

El viñedo de uva Syrah con el que se elabora eldoze está plantado en suelos formados con cantos de cuarcitas muy ricos en mineral de hierro. Estas vides generan una producción de pocos racimos pero de una gran calidad. La orientación sur-oeste de los Montes de Toledo, con una altitud de 650 metros, suaviza las temperaturas tanto en invierno como en verano.

En nuestros viñedos y en su cuidado se encuentra la esencia del vino. Todos los trabajos realizados persiguen un único objetivo: obtener la máxima calidad, aún a costa de la cantidad.